Beber líquido es importante para la hidratación

La hidratación como parte de la dieta y salud

Llega el verano y con eso, a pesar de que nos preocupamos de estar en forma, tendemos a estar más relajados y nos olvidamos que no tan sólo en invierno debemos cuidar nuestra salud. Muchos de nosotros estamos programados para temerle al frío y a las enfermedades que trae, pero no le ponemos atención al calor, la deshidratación y los estragos que puede causar una época tan linda como el verano en nuestra salud.

Lo principal para, en primer lugar mantenernos en forma, es no dejar de hacer actividad física. A pesar de que para muchos de nosotros es más seguro el automóvil para viajar a cualquier parte en el verano, no hay que olvidar que para lucir nuestro físico post-dieta o post-gimnasio no debemos dejar de lado el trabajo que hemos venido haciendo en post de estar más saludables. Es aconsejable seguir con la actividad física tomando en cuenta las horas en que la exposición del sol no sea excesiva. Tomando esto en consideración, un factor muy importante en verano es mantener una hidratación correcta. Ya de partida el alcohol y las altas temperaturas son un riesgo para nuestra hidratación y por supuesto es un riesgo ejercitarnos sin beber líquido regularmente. Con respecto a esto, se aconseja beber 2,5 litros de agua en verano sobre todo considerando cuánto tiempo pasamos expuestos a altas temperaturas. Siguiendo con la idea de la hidratación es ideal privilegiar el consumo de frutas en verano. Tomando en cuenta nuestra dieta y las opciones saludables, colaciones como trozos de sandía se posicionan como alimentos no tan sólo sanos sino que también útiles a la hora de hidratarnos. No necesariamente tenemos que tomar agua todo el día de forma obsesiva, las frutas también son una fuente de hidratación segura y sabrosa.

Dentro de los cuidados que tenemos que tener en verano hay dos factores que usualmente olvidemos o que de plano no sabemos su relevancia. Con esto me refiero tanto al cuidado de nuestros ojos como al cuidado de la piel. Con respecto al primero, es esencial el uso de lentes de sol para evitar posibles lesiones producidas por los rayos UV. Por lo mismo, es de vital importancia contar con lentes que ofrezcan protección contra estos rayos. En segundo lugar, la piel también se ve afectada con la llegada del verano a nuestras vidas. Mucho hemos escuchado de la importancia del bloqueador solar pero aun así muchas personas se exponen, sin protección, por tiempos prolongados al sol. Cabe señalar que el no uso de bloqueador solar y la exposición excesiva a los rayos ultravioletas no solamente puede producir el envejecimiento prematuro de la piel, arrugas y hasta manchas sino que, en el peor de los casos, puede llegar a producir cáncer. De ahí viene la importancia de protegerse cada verano. Lo principal para evitar daños es utilizar protector solar adecuado y comprender que para que éste haga efecto debemos aplicarlo cada dos o tres horas. Además, es crucial evitar la exposición solar entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde y es esencial no tan solo protegerse con bloqueador solar sino que también usar nuestra ropa como escudo.

Finalmente, no cabe más que decir que no importando la época del año que sea el llamado es a cuidarnos y a tratar de llevar una vida más saludable. El enfoque no debe ser solamente hacer ejercicio o dietas con tal de llegar al verano con una figura escultural. También debemos tomar en cuenta que el verano y las altas temperaturas que éste trae tienen sus riesgos y es nuestro deber ser precavidos. No cuesta mucho cuidarse, solamente se necesita un poco de conciencia sobre los daños que puede tener el sol y las altas temperaturas en nuestras vidas sin la adecuada protección e hidratación.