Puedes ejercitarte en casa usando Nintendo Wii o Kinect

Usemos la tecnología para nuestra salud física

Hoy en día, cuando la tecnología y la industria digital ya ha consumido nuestras vidas, parece ser imposible compatibilizar nuestro día a día con una vida sana que incluya el ejercitarse. Creo hablar por muchos al decir que la preocupación es mayor cuando vemos a las nuevas generaciones pasar horas sentados jugando con sus tablets, computadores o consolas de videojuegos sin mover un músculo más que los de sus dedos.

La tecnología es la base del sedentarismo de hoy en día y a su vez el sedentarismo es la base, en conjunto con una mala alimentación, de los graves problemas de obesidad en nuestro país. Está claro que es imposible volver a los viejos tiempos y enseñarles a los niños de hoy lo activa que era la vida cuando no existía el internet o las consolas de videojuegos. Es por lo mismo que debemos aceptar que es imposible derrotar el sedentarismo tecnológico desde la vereda de al frente, la solución solo pasa por cruzar la calle y unirnos al mundo tecnológico pero desde otra perspectiva.

Hoy en día existen dos grandes, y no muy baratas, posibilidades para hacer del mundo tecnológico de los más pequeños y de los adolescentes algo más saludable: la conocida Wii y la Kinect. La consola de videojuegos Wii ya casi es algo del pasado, pero aun así no debemos desconocer que fue una de las primeras consolas en acercar el fitness a los videojuegos. La Wii se caracteriza por ser una consola con un mando bastante particular que nos exige ciertos movimientos para jugar distintos juegos. De esta manera, Nintendo, aprovecho esta posibilidad para incluir juegos tales como el Wiifit y el Wiisports. El primero de estos se puede complementar con una suerte de tabla que capta el movimiento de nuestras extremidades inferiores, con el fin de correr virtualmente, hacer yoga o sortear una pista de obstáculos, entre otros ejercicios. Wiisports tiene un enfoque singular permitiendo al usuario jugar tenis, bolos y hasta basketball de una manera virtual. Suena un tanto redundante considerando que sí existe la posibilidad de agarrar una pelota y salir a jugar a la calle. No obstante, este tipo de juego hace que el deporte sea mucho más apetecible para las generaciones cautivas de la tecnología.

Por otro lado, la Kinect es un complemento de la consola Xbox que salió al mercado el año 2010. A pesar de que ya lleva cinco años siendo vendida, la Kinect como complemento de la consola aún no es muy masiva en nuestro país. La gracia de este complemento es que nos obliga a dejar los controles de lado y nos obliga a su vez a pararnos del sillón ya que nosotros pasamos a ser nuestros propios controles. De esta manera, todos los juegos controlados a través del sensor Kinect nos obligan a movernos ya sea para atajar pelotas, bailar o sortear pistas de obstáculos. La Kinect busca fomentar los hábitos saludables y el movimiento a través de la tecnología, los juegos y la diversión inclusive a un nivel familiar ya que cuenta con el modo multijugador.

Finalmente, ambas consolas se alzan hoy en día como alternativas para combatir el sedentarismo tecnológico desde la vereda de la tecnología. Si es imposible quitarle los juegos a nuestros niños y adolescentes hay que aprender que esto no es necesario. Solo debemos darles juegos que los obliguen a moverse y hagan de la actividad física algo placentero y entretenido. Estudios demuestran que jugar de esta manera incrementa en un 200 % el gasto de energía por sobre jugar sentados con controles tradicionales. No es la solución al problema y no debiese suprimir la actividad física en su totalidad si jugamos con estas consolas. Sin embargo, es una gran manera de acercar a las nuevas generaciones a los hábitos saludables y al movimiento sin tener que forzarlos.